sábado, 7 de julio de 2012

El tarot evolutivo es una forma de echar las cartas para que la persona se conozca mejor y evolucione enfocando las energías aun camino de felicidad.


Las vivencias nos ayudan a madurar

A lo largo de la vida, para poder madurar y alcanzar la cima de nuestros propósitos, nos toca vivir experiencias diversas. Sufrir y disfrutar, llorar y reír para aprender y formarnos. Vivencias que son lecciones que escogemos, que propiciamos o aceptamos para ser lo que hoy somos, para cumplir la meta de lo que vinimos a ser y hacer.
Pero también son vivencias para llevarnos a una toma de consciencia de nuestra propia responsabilidad como co-creadores de la vida concreta que llevamos, de asumirnos como hijos amados del Creador, capaces de reflejar una parte de su grandeza y administrar nuestra existencia con consciencia plena de quiénes somos y que podemos superar el dolor, el estancamiento y el conformismo.

La importancia del destino

Asumir el destino como algo inexorable nos detiene, nos limita y nos hunde en la pasividad y el sufrimiento. Asumir el destino como una co-creación nuestra con las fuerzas del universo, nos robustece, nos expande y nos da libertad de elección.
Nadie escapa a la responsabilidad de hacer este recorrido, tortuoso a veces, a veces benigno, radiante u oscuro, pesado o ligero... Camino, en fin, a ser recorrido con o sin nuestra voluntad consciente, ya que ha sido un compromiso interior -profundo y silencioso- que guía nuestros pasos hacia la propia realización.
Nos reta, nos invita, nos tienta, nos orienta, nos acoge y nos impele. Unas veces contradictorio o paradójico, coherente, otras deseable o lamentable. Es el camino de ascensión que en oportunidades nos exige retroceder, esperar, retomar o dar un gran salto.

¿En qué punto de nuestra evolución estamos?

Cuando nos miramos en el espejo del Tarot vemos en qué nivel del camino estamos y qué nos falta por recorrer. Sabremos cuánto hemos avanzado y cuánto nos hemos limitado. Pero especialmente, aprenderemos dónde están nuestras fortaleza y dónde nuestras debilidades.
También podremos identificar nuestros recursos para mejorar nuestra vida, superar nuestras propias barreras, fluir mejor con nuestras circunstancias (internas y externas) y alcanzar nuestro progreso, realización, integración y equilibrio personal y relacionarnos mejor con nosotros mismos, con nuestro entorno y los seres que nos rodean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario