lunes, 14 de enero de 2013

¿Para qué sirven las Constelaciones Familiares?


Qué son las Constelaciones Familiares?
Constelaciones Familiares es un tipo de Terapia Sistemica Familiar desarrollado por Bert Hellinger.
Se dice que el 70% de los problemas psicológicos que nos afectan a todos vienen de nuestra historia y relación familiar. El hijo, por amor ciego, adopta reacciones y soporta cargas que le dificultarán la vida de adulto. Constelaciones saca rápidamente a la luz la dinámica que causa el sufrimiento y, si se dan las circunstancias apropiadas, la corrige en el mismo momento.
Esta Terapia se diferencia de otras por su extrema rapidez. En una Constelación (de una duración media de 1 hora) sale a la luz y se aborda el tema causante del problema presentado por el cliente, en oposición a procesos que pueden durar años en otro tipo de Terapias, como el psicoanálisis. Por eso cada vez más psicólogos, psiquiatras y psicoanalistas se interesan por las Constelaciones Familiares como herramienta terapéutica.
constelaciones familiares




Son un método de terapia grupal sistémica que busca restablecer el orden en los sistemas y grupos humanos. En primera instancia, una Constelación ofrece un diagnóstico acerca del problema que existe en un sistema familiar o grupal y posteriormente, a partir del trabajo que se realiza, se llega a encontrar una imagen de solución que contribuye a sanar la problemática detectada.



¿Cómo se realiza una Constelación Familiar?

El procedimiento estándar consiste en que la persona que quiere constelar o sea, el cliente, se sienta junto al facilitador y define en breves palabras el tema que quiere constelar. Por ejemplo puede decir: "Quiero constelar la relación con mi madre", "El conflicto que tengo con mi pareja", "La anorexia de mi hija", "Los problemas que mis hermanos y yo tenemos con relación a la herencia de mis padres", "La falta de éxito de mi negocio", etc. En función de ello, el facilitador le pide al cliente que escoja, de entre los asistentes, a alguien que represente a la persona o personas involucradas y escoja también a alguien que le represente a sí mismo y los sitúe en el espacio de la forma que desee. Con base en esta primera imagen, el facilitador tiene un diagnóstico inicial a partir del cual comienza a desarrollarse el trabajo. En ocasiones el facilitador pregunta a los representantes cómo se sienten o les pide que digan ciertas frases breves que sacan a la luz algo oculto y facilitan el que se pueda llegar a una imagen de solución. Sin embargo, en otros momentos puede requerirse un trabajo más profundo y abstracto en el que no se llega a saber quién representa qué, sin embargo, se consigue un movimiento que resulta muy sanador en varios niveles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario